ISABEL BARRANCOS,

La malnutrición alimenta un problema de peso.

La Falta de recursos provocados por la crisis propicia que las familias opten por alimentos y menús más económicos y habitualmente también más calóricos.

La situación socioeconómica obliga a muchas familias a cambiar sus hábitos alimenticios, desterrando de la cesta de la compra los productos más saludables.

Menor poder adquisitivo, pérdida de empleo, propiedades y diferentes alteraciones en las salud que empeoran la calidad de vida, son algunas de las consecuencias que la crisis reparte indiscriminadamente entre los ciudadanos. Una de las más contundentes es la obesidad, tanto por su visibilidad como por el número de personas a las que afecta. Tanto es así que la Organización Mundial de la Salud, OMS, advierte que Europa se enfrenta a una crisis de obesidad  «de enormes proporciones» en 2030. EL informe en el que la OMS sustenta esta aseveración sitúa a España entre los países donde se espera un incremento importante de estos problemas, con aproximadamente un 30% de obesidad (hombres, 36% y mujeres 21% y un 70% de sobrepeso) (hombres, 80%, mujeres 58%). Desde 1980 la obesidad se ha multiplicado en todo el mundo, según la OMS, que lleva a los alertando de la expansión de la epidemia. Cabe incidir en que la obesidad es  un factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes, trastornos del aparato locomotor como la artritis y algunos cánceres como el de mama y colon.

SALUD PÚBLICA.

En el caso concreto de la Región de Murcia, un estudio de la Obesidad infantil realizado en 2013 en distintos centros de salud y dirigido por la pediatra María Isabel Espín, reveló que un 32% de los niños murcianos entre 2 y 14 años tenía sobrepeso. Actualmente, la consejería de Sanidad ha puesto en marcha un informe específico que ofrecerá datos actualizados del estado nutricional de la población infantil regional, es decir, los menores de hasta 14 años.

Al respecto, la consejera de Sanidad, Encarna Guillén, indicó que #mantenemos múltiples lineas de actuación para evitar la obesidad infantil en diferentes direcciones y programas, y vamos a aunar estos trabajos en una linea común, ya que la obesidad infantil es uno de los principales problemas de Salud Pública en la Región#.

Entre los programas ya en marcha figuran el Plan de Educación para la Salud en la Escuela de la Región de Murcia, que evita la venta de productos calóricos en los colegios; el protocolo de Atención a la Obesidad Infantil en centros de salud de Yecla; el programa de prescripción de ejercicio físico, o el programa de Nutrición en Edad Escolar.

CAMBIO DE TENDENCIA.

La falta de recursos económicos ha obligado a las familias a modificar sus tendencias alimenticias. La mayoría gastan menos en comida sana como frutas y verduras e incluso en los hogares más pobres ha modificado la dieta hacia la comida basura con alto contenido calórico.

#Intento comprar todo lo sano y variado que puedo para componer una dieta equilibrada a los niños pero hay que reconocer que los precios de precocinados o bollería industrial son mucho más económicos y, sobre todo, más rápidos y fáciles de tomar. No hay que hacer un sobreesfuerzo en la cocina para prepararlos ni tampoco ir detrás de ellos para que se los tomen porque son de su agrado# explica Marta Jiménez, Odontóloga madre de dos niños de 6 y 10 años.La malnutrición alimenta un problema de soprepeso.

#Más que una cuestión de precio, es  de mentalidad, y de prioridades. Vivimos a un ritmo frenético y no paramos en cuestiones fundamentales y tan simples como preparar un bocadillo a un niño para el almuerzo, en vez de proporcionarle una pieza de bollería industrial#, añade Paola Fernández, médico de familia y madre de dos  niños de 8 y 5 años.

El consumo de frutas y hortalizas frescas en los hogares en 2014, incluida la patata, registró un descenso que se ha venido manteniendo en 2015, hasta el mes de julio, cuando se ha producido un ligero repunte del consumo, según los datos de Panel de Consumo Alimentario del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. En 2014 , el consumo descendió un 2,8% en volumen con relación a 2013.

#Fundamentalmente comemos por los ojos, luego las prisas del día a día nos impiden detenernos en la cocina y la elección de alimentos  o menús más económicos y que nos proporcionan mayor sensación de saciedad y más rápido completa un mix explosivo que puede perjudicar seriamente a la salud# insiste la nutricionista María Dolores Rodríguez.

También afecta al aumento del soprepeso y la obesidad la reducción de la actividad física, aunque la dieta sigue siendo el aspecto más preocupante. «Se  nos conoce como la huerta de Europa» pero no es en los hogares murcianos, con un alto índice de sobrepeso , donde más se consumen frutas y verduras#, apunta Rodríguez. No obstante, la nutricionista advierte que #por si sola la ingesta de cinco raciones de alimentos no hace nada, sirve para equilibrar la dieta, pero ha de ir acompañada de una alimentación saludable, en la que podríamos incluir el resto de4 valores tradicionales de la dieta mediterránea: pescado, aceite de oliva con moderación… y algo de ejercicio, sobre todo en la dieta de los niños que son quienes más están sufriendo esta pandemia#.

Otro factor a tener en cuenta es la falta de normativas más estrictas que regulen la adición de azúcares en los alimentos  procesados, una demanda histórica de muchos especialistas. En este sentido, el gobierno británico está evaluando el impacto de posibles medidas, como proteger a la infancia de los anuncios de comida en  televisión o imponer algún tipo de impuesto al azúcar de origen industrial.

PREVENCIÓN DE LA OBESIDAD INFANTIL.

COMER EN FAMILIA TODOS LOS DÍAS:

Constituye un importante punto de encuentro entre padres e hijos, vital para fortalecer la unidad, la cohesión familiar y para favorecer su salud. Este momento es idóneo para comunicarse, iniciarles en el gusto por los alimentos y para que adquieran buenos modales. Además es muy positivo que los niños participen y ayuden desde pequeños a poner la mesa y a recogerla.

APRENDER A ESCUCHAR A LOS PEQUEÑOS:

Con una actitud de atención e interés y tratando de ponerse en su lugar, con respeto hacia sus ritmos, percepciones y sensaciones con la comida. Los niños no solo se comunican con las palabra, sino también con gestos, expresiones, y con el lenguaje corporal. Los pequeños quieren y necesitan ser escuchados y comprendidos. Así, al advertir que se reconocen sus sentimientos, es más fácil crear un ambiente favorable durante la comida.

EVITAR DISTRACCIONES COMO LA TELEVISIÓN O LOS JUEGOS DURANTE LA COMIDA:

La presencia de estos elementos o de otros aparatos electrónicos como las tablets, así como de juguetes durante la comida, no solo no ayuda, sino todo lo contrario, aumentando la lentitud y la distracción durante la comida.

CADA NIÑO TIENE SU RITMO:

Necesitan un tiempo para comer y que se respete su propio ritmo, como condición básica para que la comida se convierta en un aprendizaje positivo, por los nuevos sabores, y sobre todo relacional.

COMPARTIR LA EXPERIENCIA GASTRONÓMICA:

Es importante hablar de los temas del día, pero también de los alimentos que se están consumiendo, de los sabores, los olores, las texturas. para enriqueces la dinámica de la comida. Cabe destacar, que los niños aprenden de los mayores y que la imitación e identificación con sus progenitores ayuda a cultivar sus propios gustos y preferencias en la mesa.

ADAPTAR EL TAMAÑO DE LAS RACIONES:

Los pequeños han de comer según su edad y sus características individuales. Por tanto, es importante que el tamaño de las raciones sea el adecuado. En aquellos casos en que los niños participan en decidir las cantidades y la elección de algunos acompañamientos, la comida suele transcurrir más plácidamente y los pequeños comen mucho mejor.

INTERÉS POR LA RELACIÓN DEL NIÑO CON LA COMIDA:

Algunos padres creen que sus hijos comerán mejor si se les promete como recompensa ver la televisión o jugar con su juguete favorito. En algunos casos estos elementos se utilizan como amenazas. La insistencia, la coacción y la presión  para que coma o la amenaza no consiguen buenos resultados y el niño acaba asociando a la comida a algo obligatorio y negativo. Por el contrario, se aconseja preguntarle con actitud positiva e interés, si está bueno, si tiene hambre, y que se le estimule con frases y comentarios positivos.

SIN PRESIONES:

Hay que animar a y alentar a los niños  a comer pero sin presionarles, como una forma de estimularle de manera positiva hacia su comportamiento. La insistencia con tono de obligación no da buenos resultados, produce tensión y crea un mal ambiente durante la comida.

EL POSTRE ES PARTE DEL MENÚ:

Se utiliza muchas veces como recompensa, elemento de negociación, con permisividad de los padres para que los hijos lo elijan, e incluso en algunos casos como amenaza. Los expertos coinciden en que el postre no ha de ser ni una recompensa ni una amenaza. Al contrario, el postre que gusta a los niños es una excelente vía de aprendizaje a nivel sensorial y de descubrimiento de sabores y texturas, que después puede hacerse extensivo a todos los alimentos y que permitirá al niño descubrir sus preferencias.

TERMINA LA COMIDA EN POSITIVO:

Cuando al niño no le gusta un plato o un alimento,se debe aceptar su actitud con tolerancia y plantear una negociación para terminar la comida en positivo. Si no quiere acabar el plato, por ejemplo, se puede establecer una negociación (dos cucharadas más, sin acabar el plato, o comer un trozo más de carne y dejar el resto), pero teniendo en cuenta que siempre tienen que acabar con una valoración positiva.

Comer sano y variado- consejos prevenir la obesidad infantil.

*** Artículo publicado por Y. Salmerón en el Periódico La Verdad de Murcia el 19.11.2015 sección Nuestra Economía.

 

 

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies